lunes, 14 de octubre de 2013

Michael Taylor: El Último Exorcismo Anglicano

Hace ya 39 años una espeluznante historia tuvo lugar en las calles de Ossett Town, en Yorkshire, el protagonista era hasta entonces un tranquilo hombre de familia que acudía a misa regularmente, nadie sospechaba que pronto se convertiría en un despiadado asesino poseído por decenas de demonios.
Michael Taylor de 31 años y su esposa Christine de 29 eran otra pareja de clase media, que hace poco asistían a los servicios religiosos de la Christian Fellowship Group en Barsley, nada fuera de lo cotidiano pero de pronto un día durante la misa Michael empezó a hablar en lenguas y agredir a una mujer de la congregación con la que presuntamente tenía una aventura según lo sospechaba su esposa, fue necesario que varios de los presentes redujeran a la fuerza a este hombre, mientras tanto el sacerdote se puso en contacto con un par de expertos en exorcismos, el padre anglicano Peter Vincent y el reverendo metodista Raymond Smith.

El exorcismo tuvo lugar en otra iglesia de la localidad el 5 de octubre de 1974 por la noche, en este ritual los exorcistas manifestaron haber expulsado con éxito al menos 40 demonios del cuerpo de Taylor, sin embargo dieron por terminado esta ceremonia alrededor de las 7 de la mañana del día siguiente, a pesar de saber que aún permanecían 3 de los más peligrosos demonios en el interior de este atormentado hombre, -Locura, Asesinato y Violencia- pero los sacerdotes consideraron que el huésped de dichos entes infernales necesitaba un descanso para reponerse física y mentalmente para continuar con el proceso.

Este sería el error que convertiría esta historia en una tragedia, sin embargo algunas precauciones fueron tomadas antes de trasladar a este hombre a casa ese día, la mujer del reverendo Vincent advirtió la posibilidad de que los demonios hicieran que el hasta ese entonces amoroso padre de 5 niños asesinara a su familia sin piedad, es por ello que los hijos de la pareja fueron enviados con sus abuelos.

La pareja estuvo a solas en casa la mañana del 6 de octubre de 1974, a tan sólo pocas horas del extenuante exorcismo, pero este es sólo el inicio de la parte macabra de este relato, en algún momento de esa mañana Michael atacó violentamente a su esposa, quien habría estado bajo posesión demoníaca según él, luego la policía acudió al hogar de la pareja cuando se reportó que Taylor deambulaba por las calles complemente desnudo y cubierto en sangre, mientras gritaba: "Esto es la sangre de Satán".


La policía reportó el terrible hallazgo realizado al interior de aquella casa, era algo simplemente indescriptible, el perro de había sido estrangulado por Michael con sus propias manos, pero lo más sádico de todo fue el trato recibido por Christine, las evidencias señalan que Michael no uso nada más que sus propias manos para arrancar los ojos y lengua de su esposa mientras ella seguía con vida, pero para ello tuvo que desgarrar el rostro de su victima, el cual era irreconocible a ese punto, habiendo descarnado casi la mitad del mismo, la causa de muerte se presume fue el ahogamiento con su propia sangre.

Michael fue detenido como era de esperarse, el juicio inició y la defensa de Michael Taylor formuló el caso alrededor de un alegato de demencia provocada por el exorcismo realizado por los reverendos Vicent y Smith aquella noche, se trató de mantener el caso en un perfil bajo, sin embargo el caso llegó a los periódicos aunque sin mucha trascendencia como puede ser visto en el Glasgow Herald del 26 de marzo de 1975 cuando el juicio se dio por terminado.


Michael Taylor fue sentenciado a cumplir 2 años de tratamiento psiquiátrico en el Hospital Broadmoor, posteriormente fue trasladado a las seguras instalaciones del Bradford Royal Infirmary donde estuvo retenido por 2 años más, luego de lo cual fue liberado y según reportes volvió a su casa de Ossett donde vive hasta el día de hoy. 

En 2005 con 61 años de edad, volvió a los tribunales acusado de agresión sexual hacia una adolescente, a la que presuntamente habría "tocado indecentemente" en 2 ocasiones, en el juicio no se tuvo en consideración su historial policíaco dado que no presenta ninguna condena de prisión y al criterio del juez. Taylor presentó una recaída de sus problemas mentales mientras estuvo retenido para investigaciones, pero sospechosamente su condición mejoró al conseguir salir bajo fianza. La sentencia que obtuvo esta vez fue la "Rehabilitación Comunitaria" condicionada a un tratamiento psiquiátrico de 3 años. 

Desde 1974 ningún otro exorcismo ha sido ejecutado por algún miembro de la Iglesia Anglicana. Michael Taylor seguiría con vida y libre otra vez, no hay nuevos reportes al respecto.